DIABETES MELLITUS

NIVELES DE AZÚCAR EN LA SANGRE PERMANENTEMENTE ELEVADOS

La diabetes mellitus es una enfermedad metabólica causada por la resistencia a la insulina o la deficiencia de insulina. El resultado es un trastorno patológico del metabolismo del azúcar con un aumento permanente del nivel de azúcar en sangre. La diabetes tipo 2 es la forma más común de diabetes. Las células del cuerpo se vuelven cada vez más insensibles a la insulina y la resistencia a la insulina aumenta.

Una terapia con cambios en el estilo de vida y medicamentos puede tener un efecto positivo en el curso de la enfermedad. Varios factores de riesgo están involucrados en el desarrollo de la enfermedad: predisposición genética, sobrepeso, falta de ejercicio, síndrome metabólico.

CONSECUENCIAS MICRO Y MACROVASCULARES

La diabetes debe ser diagnosticada y tratada lo antes posible para evitar complicaciones graves.

Con el tiempo, esto resulta en daños a los vasos sanguíneos y a varios órganos de la cabeza a los pies: demencia, depresión, derrame cerebral, ceguera, periodontitis, constricción de la arteria coronaria con ataque cardíaco, hígado graso, insuficiencia renal, disfunción eréctil, enfermedad ósea, enfermedad nerviosa, enfermedad arterial oclusiva con amputaciones inminentes de la pierna, síndrome del pie diabético con ulceraciones crónicas, etc…

Antes de que el nivel de azúcar en sangre suba de forma apreciable, hay una fase varios años antes en la que el precursor de la insulina, la proinsulina intacta, aumenta su concentración en la sangre.

Importante: ¡detectar la resistencia a la insulina a tiempo!