BelCARDIO® – RAPID TEST (IVD)

PACIENTE CON INFARTO DE MIOCARDIO, ¿SÍ O NO?

“¡El tiempo es corazón!” – Diagnosticar y tratar de forma eficaz y precoz significa salvar vidas, prevenir daños y sufrimientos a largo plazo.

Ya sea que usted sea un médico en una sala de emergencias o en una misión de rescate, necesita diagnosticar el “dolor torácico” o síntomas similares de su paciente rápidamente y sin ninguna duda.

Esto, no siempre se puede determinar con certeza si ha ocurrido un infarto cardíaco o hay otra causa no cardíaca con mayor más probabilidad. Incluso en ausencia de cambios en el ECG, por ejemplo, el infarto tipo SCASEST (sin elevación del segmento ST), que puede ocurrir hasta en un 25%. La prueba rápida BelCARDIO® detecta de forma fiable si su paciente ha sufrido un infarto de miocardio o no.

En el uso diario, la prueba rápida permite detectar la presencia o no de un ataque cardíaco en pacientes con dolor torácico y de origen cardíaco. Incluso en un infarto de miocardio sin cambios en el ECG que es donde es más difícil de diagnosticar.

Detectar un ataque
al corazón en minutos

DIAGNÓSTICO EN LA PRÁCTICA DIARIA

Aproximadamente una hora y media después del infarto de miocardio suele producirse un daño cardíaco irreversible. Cuanto antes se pueda diagnosticar el infarto de miocardio, más rápido se puede enviar al paciente al laboratorio de cateterismos cardíacos y se puede abrir el vaso ocluido e implantar un stent.

La prueba cualitativa de diagnóstico precoz, BelCARDIO® utiliza dos biomarcadores, “hFABP” (Heart-type fatty acid binding protein), que se detecta en la sangre capilar unos 20 minutos después del incidente, y el biomarcador “Troponin I”, que puede detectarse de forma fiable sólo unas 4 horas después de un infarto agudo de miocardio.

Ambos biomarcadores son capaces de detectar el infarto de miocardio con una alta especificidad y una precisión de aproximadamente el 90% en un periodo de tiempo de entre 30 minutos y hasta 8 días.

Después de unos minutos, usted recibirá con la doble certeza, toda la información para su diagnóstico y así aumentarán las posibilidades de recuperación del paciente y reducirá así el daño permanente al paciente.

RESUMEN

Aproximadamente una hora y media después del infarto de miocardio suele producirse un daño cardíaco irreversible. Cuanto antes se pueda diagnosticar el infarto de miocardio, más rápido se puede enviar al paciente al laboratorio de cateterismos cardíacos y se puede abrir el vaso ocluido e implantar un stent.

En combinación, BelCARDIO utiliza el biomarcador rápido hFABP y el biomarcador probado a largo plazo cTnI. Por lo tanto, 30 minutos después de la estenosis de la arteria coronaria, un ataque cardíaco, puede ser diagnosticado con seguridad o excluido en el lugar en el que se utilice el test (la Puerta de Urgencias Hosp., en un Avión, un Barco … ) sin ningún otro tipo de ayuda.

 

Para uso exclusivo de los profesionales de la salud.